La institución escolar retoma los principios de la educación colombiana consagrados en la Constitución Política de 1991 para ser desarrollados de manera integral en todos sus procesos administrativos, pedagógicos y comunitarios. Esos principios son: Principios que guardan relación con la Constitución Política: La comunidad escolar debe ser democrática, participativa y pluralista; fundada en el respeto por la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general. Son fines esenciales de la institución escolar, servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, deberes y derechos consagrado en la constitución; facilitar la participación de todos en la toma de decisiones que afectaran de algún modo la vida de la comunidad educativa. La institución reconoce, sin discriminación alguna, la primacía de los derechos inalienables de la persona. La comunidad escolar debe reconocer enseñar y proteger la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana. Es obligación de la comunidad educativa y de las personas que la integran proteger las riquezas culturales y naturales de la nación. Principios que guardan relación con la educación colombiana: Antes que un producto la educación es un proceso permanente de desarrollo y de madurez integrales. Toda persona tiene derecho a educarse en cualquier época de su vida. La educación que toda persona recibe debe adecuarse y responder a las necesidades individuales y sociales del medio y de la comunidad donde vive y se desarrolla. Toda persona es gestora de su propia formación dentro de un tiempo, un espacio y un ambiente adecuados a su desarrollo, en donde la autodidaxia asistida es un principio irremplazable y el educador un animador mediador y dinamizador de la formación del educando. Todos los componentes curriculares están en función del educando, entendido como sujeto activo de la educación. El proceso educativo debe entenderse como el conjunto integrado de acciones mentales, afectivas, volitivas y psicomotores que desarrolla el educando para su formación integral. Es fundamental la integración entre el trabajo intelectual y físico y entre la producción generadora de ciencia, tecnología y riqueza. El alumno para educarse, necesita desarrollarse en sus siete dimensiones y en las áreas y asignaturas ordenadas por el Ministerio de Educación. Todos estos principios se fortalecen con los de validez universal que sustentan la esencia y consistencia de los diferentes procesos como son: la democracia, identidad, interculturalidad, flexibilidad, autonomía, investigación y la dimensión lúdica y recreativa; la integridad, diversidad, sustentabilidad y viabilidad, progresividad, solidaridad, participación comunitaria y cohesión y control social.